Over 10 years we helping companies reach their financial and branding goals. Onum is a values-driven SEO agency dedicated.

CONTACTS


¿Confundido acerca de la diferencia entre remarketing y retargeting? ¡No estás solo!

Estos términos se usan indistintamente hoy en día. ¿Pero son lo mismo?

Técnicamente, no.

En la publicidad online, el remarketing y el retargeting tienen objetivos similares, pero diferencias clave que es importante comprender.

La mayor diferencia entre remarketing y retargeting radica en la estrategia y a quién puede llegar.

Siga leyendo para descubrir en qué se diferencian y cuándo es apropiado utilizar cada estrategia.

Remarketing y retargeting: similares, pero diferentes

Los directores de publicidad dedican mucho tiempo a crear audiencias, probar creatividades y obsesionarse con los datos.

Puede ser un proceso largo, en el que solo un pequeño porcentaje de personas que hacen clic en los anuncios realizan una conversión.

Si bien es posible que reciba una gran cantidad de tráfico web entrante nuevo, es posible que esos números no se traduzcan rápidamente en ventas. Y pocos se convierten en ventas la primera vez que acceden a su página web.

Es fácil olvidar el verdadero papel del marketing:

Conquistar a las personas mucho antes de que tomen la decisión de elegir su producto o empresa frente a otros.

A menudo, las mejores personas a las que dirigirse son aquellas que han visitado su sitio más de una vez o que ya han interactuado digitalmente con usted.

Tanto el retargeting como el remarketing brindan la oportunidad de llegar a estos clientes. También es más probable que compren que los visitantes primerizos.

Esta puede ser una estrategia extremadamente importante en sus esfuerzos de marketing.

Ahora exploremos el remarketing y el retargeting individualmente para que las diferencias le resulten claras.

¿Qué es la reorientación?

El retargeting puede tener múltiples enfoques.

Por lo general, se refiere a la colocación de anuncios en línea o anuncios gráficos dirigidos a usuarios que han interactuado con su sitio de maneras específicas sin realizar una compra.

Una vez que un visitante ingresa a su sitio web, hace clic en un producto o realiza una determinada acción que usted desea que realice, se configura una cookie en su navegador.

Luego puede utilizar esta información para “reorientarlos” con anuncios basados ​​en sus interacciones una vez que abandonan su sitio.

Estos anuncios son colocados por terceros, como la Red de Display de Google o Facebook. Permiten que sus anuncios se muestren en otros sitios a los que visitan sus visitantes.

Normalmente, el retargeting se puede clasificar en dos temas: eventos “in situ” y “fuera de sitio”.

Cada uno tiene diferentes estrategias que puede adoptar según el tipo de interacciones a las que desee dirigirse.

Veámoslos un poco más de cerca.

Dirigirse a interacciones “in situ”

Esta es la categoría que suele asociarse con el retargeting. Implica dirigirse a personas que ya han visitado su sitio.

Han interactuado con sus productos y servicios antes, o han realizado alguna otra acción pero es posible que no hayan completado la venta.

La reorientación hacia aquellos que han tenido interacciones en el sitio ciertamente puede aumentar las conversiones.

También puede ayudar a retener a aquellos que ya han expresado interés en su marca pero que aún no están listos para comprarla.

Hay muchas formas de reorientar a los clientes potenciales.

Algunas de las formas en que puede dirigirse a personas que han tenido interacciones en el sitio incluyen:

  • Segmente según un producto con el que interactuaron pero que no compraron.
  • Oriente sus anuncios en función de cómo encontraron su sitio (redes sociales, una búsqueda u otros eventos entrantes).
  • Aquellos en su lista de correo electrónico que han expresado interés en su marca pero que aún no se han convertido en una venta.

Estos parámetros se pueden configurar dentro de diferentes plataformas, como por ejemplo:

  • Anuncios de Google.
  • Google analitico.
  • Metaanuncios (Facebook).
  • Y muchos otros.

Las campañas de retargeting casi siempre muestran una mayor participación y conversiones que las campañas que no son de retargeting.

Esto se remonta al hecho de que es mucho más fácil y eficiente comercializar y publicitar a aquellos que han expresado interés en su marca o industria.

Dirigirse a interacciones “fuera del sitio”

El retargeting solía estar bastante limitado al comportamiento en el sitio web.

Sin embargo, eso cambió a medida que los usuarios pasaron más tiempo en las redes sociales.

La entrega de información sobre productos y marcas ya no se encontraba en un solo lugar.

En cambio, comenzó a difundirse en otras áreas.

Esto significaba que ahora existían interacciones con la audiencia en varios lugares que ya no eran propiedad de la marca.

Los gigantes de las redes sociales como Meta reconocieron esto y comenzaron a hacer posible la segmentación por participación.

En otras palabras, las marcas podrían realizar esfuerzos de retargeting en función de lo que hizo un usuario en la plataforma en relación con su página, eventos y otros elementos controlados por Facebook en los que participa una marca.

La reorientación ahora podría incluir “usuarios que interactuaron con su página” y otras opciones similares.

En la práctica, dirigirse a estos usuarios seguía siendo retargeting porque aún no se habían convertido en clientes.

Este se convirtió en el nuevo y valiente mundo de la segmentación por interacción “fuera del sitio”.

elegir una fuente de audiencia personalizadaCaptura de pantalla de anuncios de Facebook, septiembre de 2023elegir una fuente de audiencia personalizada

¿Qué es el remarketing?

Aquí es donde se vuelve un poco confuso y hay cierta superposición en la industria.

A veces, el retargeting se denomina “remarketing” (aunque en realidad es remarketing).

Un ejemplo de esto son las herramientas de remarketing de Google: en realidad, todas son herramientas de retargeting en el sentido clásico.

Si bien esto puede resultar un poco confuso, recuerde que el remarketing y el retargeting comparten objetivos y que la terminología no es tan importante como la estrategia asociada.

Entonces, ¿cuál es la mayor diferencia?

El retargeting consiste en hacer que los clientes que aún no son clientes avancen por el camino de compra.

El remarketing consiste en volver a atraer a los clientes existentes a través de plataformas de medios como el correo electrónico o incluso anuncios pagos.

Tácticas como enviar un correo electrónico a un cliente para renovar un servicio o vender un accesorio son ejemplos tradicionales de remarketing.

También puede tomar la forma de una marca que “recuerda” al usuario que actúe, utilizando información sobre su historial de compras.

Esto sucede con frecuencia en el marketing por correo electrónico, pero también adopta la forma de anuncios pagados dirigidos a segmentos de clientes actuales.

La línea borrosa entre remarketing y retargeting

Estas dos tácticas solían existir en silos: el correo electrónico era su propia isla y los medios pagos se limitaban a la orientación en la parte superior del embudo y la reorientación basada en acciones del sitio web.

Sin embargo, estos dos se han vuelto algo intercambiables en los últimos años.

¿Por qué?

Bueno, plataformas como Google Ads y Meta Ads agregaron la capacidad de orientar anuncios en la plataforma utilizando listas de clientes de correo electrónico hace años.

El correo electrónico ya no existe como un silo de información separado de los medios pagos del mundo.

Aquí está la versión de anuncios de Facebook:

Anuncios de FacebookCaptura de pantalla de anuncios de Facebook, septiembre de 2023Anuncios de Facebook

Aquí está la versión de Google Ads:

Segmento de clientes de Google AdsCaptura de pantalla de Google Ads, septiembre de 2023Segmento de clientes de Google Ads

Cuando se carga una lista de correo electrónico, la plataforma trabajará para hacer coincidir esas direcciones de correo electrónico con los inicios de sesión de los usuarios.

Esa lista coincidente se utiliza para mostrar anuncios (suponiendo que cumpla con el umbral mínimo de tamaño de audiencia, que varía según la plataforma).

O bien, esa lista coincidente se utiliza como exclusión en las campañas, por lo que son no anuncios mostrados, lo que significa que el objetivo todavía se centra en la adquisición de nuevos usuarios.

Así que ahora tienes esa línea borrosa de dirigirte a tus usuarios de correo electrónico, tal vez con la mismo mensaje que estás enviando en correos electrónicos, pero haciéndolo con un anuncio pago.

O bien, estás utilizando la misma lista de usuarios de correo electrónico pero enviándoles un diferente mensaje basado en cómo estás usando esas listas.

Cuándo utilizar retargeting vs. Recomercialización

Decidir cuándo utilizar el retargeting o el remarketing se reduce en última instancia a esto: estrategia.

Incorporar ambas tácticas a su estrategia de marketing es una excelente manera de aumentar gradualmente las conversiones. No tiene por qué ser un juego de “esto o lo otro”.

Por un lado, se dirigiría a clientes “nuevos” al reorientar a los clientes interesados ​​a través de plataformas pagas como Google o Meta Ads.

Por otro lado, estaría realizando remarketing para clientes existentes por la posibilidad de que se conviertan en clientes habituales.

Dado que ambos métodos se dirigen a clientes interesados, la rentabilidad suele ser mayor que la de los anuncios no segmentados.

Ahora, echemos un vistazo a algunos ejemplos de cuándo usarías uno sobre el otro.

Priorizar el retargeting como estrategia

Como se mencionó anteriormente, el retargeting consiste en llegar a clientes potenciales que han interactuado con su marca de alguna manera.

Se debe incorporar una estrategia sólida de retargeting si:

  • Tu principal objetivo es ganar nuevos clientes.
  • Su marca tiene un producto/servicio que normalmente se compra una sola vez.
  • Ya estás gastando una cantidad decente en anuncios pagados para generar conciencia.

El más importante que debes abordar es si ya estás ejecutando campañas de reconocimiento de marca y gastando dinero en ellas.

Si está gastando ese dinero de marketing que tanto le costó ganar tratando de atraer nuevos usuarios, debe realizar la debida diligencia con las campañas de retargeting.

La mayoría de los usuarios no comprarán algo la primera vez que oyen hablar de una marca o del producto/servicio.

¡Pero eso no significa que el dinero invertido en reconocimiento de marca no valga la pena!

Nutrir a esos usuarios en el embudo con esfuerzos de retargeting es donde comenzarás a ver esas conversiones incrementales.

Priorizar el remarketing como estrategia

Como repaso rápido, el remarketing consiste en volver a atraer a los clientes existentes que ya compraron su marca.

Deberías considerar incorporar una estrategia de remarketing si:

  • Su marca tiene un producto/servicio que normalmente es una compra repetida.
  • Quiere aumentar las ventas de sus clientes con productos adicionales que puedan satisfacer sus necesidades.
  • No tienes un gran presupuesto de marketing.

Las opciones de remarketing han avanzado mucho a lo largo de los años, lo cual es excelente para los especialistas en marketing.

Utilizar canales “gratuitos”, como el marketing por correo electrónico o la mensajería SMS, es una excelente manera de volver a atraer a los clientes actuales. Especialmente si su presupuesto de marketing es limitado.

Es una oportunidad para recordarles que necesitan su producto. O es una oportunidad para presentarles productos adicionales que podrían gustarles.

Cuidar a los clientes existentes incluso después de haber comprado permite que se formen relaciones a largo plazo con los clientes.

Y, por lo general, los clientes son verdaderamente los mejores defensores de una marca. Y el marketing boca a boca es algo extremadamente subestimado.

Reorientación vs. Remarketing: la conclusión

Al comparar el retargeting y el remarketing, la superposición y las diferencias se han vuelto menos claras con el paso de los años.

Pero eso también ha sido cierto para el marketing digital en general.

Sin embargo, su objetivo compartido es aumentar las conversiones de quienes tienen más probabilidades de comprar su marca; la diferencia es realmente la estrategia asociada.

El retargeting se centra realmente en dirigirse a los usuarios que han interactuado con su marca pero que aún no han comprado a través de anuncios pagados (y puede adoptar una variedad de formas y dirigirse a una amplia gama de personas).

El remarketing se centra en volver a atraer a los clientes existentes, principalmente a través de campañas de correo electrónico o anuncios pagados, y llegar a aquellos que ya han tenido interacciones, lo que permite ventas adicionales y mensajes más específicos.

Esta fusión de retargeting y remarketing es realmente indicativa de lo que vemos en el marketing digital en su conjunto:

La atribución no es algo claramente definido.

Solía ​​parecer como si hubiera una vez, pero se debía principalmente a que las plataformas no integraban todos los elementos a los que los especialistas en marketing tenían acceso.

A medida que estas plataformas continúan cruzándose entre sí, las preguntas se vuelven menos sobre qué define una táctica y más sobre qué combinación de ellas produce los mejores resultados.

Más recursos:


Imagen de portada: Yalcin Sonat/Shutterstock

hola@juanrecio.com

Author

hola@juanrecio.com

¡Utiliza la tecnología y la inteligencia artificial en tus proyectos! ¿Quieres saber cómo?